Cualquier cosa que creas que pueda sumarnos,

¡DÍNOSLA!

Déjanos tu mensaje, lo contestaremos cuanto antes :)


joselo@proyectosubmarino.com

+52 1 442 330 4138

SUSCRIPCIÓN BOLETÍN

ESTÁS A UN PASO DE ABORDAR EL SUBMARINO

relato

Romperse para brillar

2017-12-19 | Joselo Montes | relato

Cuando estaba roto brillaba de más, se le hacían unas fisuras y salía un color como amarillo o dorado. Estaba mariguano cuando pasó. Pero eso no quiere decir que no fuera verdad. Las mentiras nunca me han ayudado a adornar historias.


El chiste es que estaba roto. Y así iba por la vida. Cojeando de algún lado, sus crestas iliacas creo que eran las del pedo, o su sacro. Las maestras del yoga tampoco sabían de dónde mero estaba torcido, el chiste es que estaba roto. 
Mariguano mariguano tampoco estaba. Los $200 de esa panteonera tampoco ayudaban en nada. Siempre juré ante las comisiones pertinentes del Senado que jamás iba a fumar chingaderas. Pero lo que digo, lo que hago y lo que siento nunca han empatado. 


Se había roto por alguien, hasta donde me cuentan. No lo hablaba mucho. Era de esos que se guardan las cosas y esperan enterrarlas. Pero como le dijo su psicoanalista que creía saberlo todo, “no puedes enterrar nada que aún esté vivo”. Pinche sabelotodo.


Brillaba de más, les digo, tampoco resplandecía, no se trata de andar diciendo mamadas. La gente rota siempre brilla. Quizá porque han perdido algo, o porque no quieran perder algo. Quizá porque han perdido algo y quieren recuperarlo, o han perdido algo y quieren olvidarlo. O tal vez han perdido algo y todavía no se enteran que lo han perdido. Esos son los más tristes. 
Para estas cosas siempre hay más pinches combinaciones que en el Rubik. 43.252.003.274.489.856.000 si quieren que nos pongamos exactos. Son más de 43 trillones. Yo creo que si te rompes, pierdes algo que no recuperas nunca. Creo en lo que dijo alguna vez Milena busquets que sí hay cosas que pierdes para siempre. Que somos más las cosas que hemos perdido que las que tenemos.


Pero, ¿qué pasa con nosotros que sólo nos rompemos y no sale ninguna luz de nuestro interior? ¿qué pasa con nosotros?


¿Nos estamos apagando, señores?


¿Es acaso eso lo que está pasando?