Cualquier cosa que creas que pueda sumarnos,

¡DÍNOSLA!

Déjanos tu mensaje, lo contestaremos cuanto antes :)


joselo@proyectosubmarino.com

+52 1 442 330 4138

SUSCRIPCIÓN BOLETÍN

ESTÁS A UN PASO DE ABORDAR EL SUBMARINO

relato

Espacio Sidéreo

2017-12-19 | Joselo Montes | relato

Vi el eclipse en el patio de la facultad. Es el día que más veces he visto a la gente mirar hacia el cielo. Yo creo que diario, y no sólo en días de eclipse, deberíamos de estar así de interesados por lo que pasa allá arriba. Es un pinche misterio, ¿no crees?

O bueno, quizás estoy exagerando. — dijo Emilio mientras sorbía su café negro en su cafetería de siempre. — A mí medio me valió madres — contestó Renata con un tono sacado del manifiesto SCUM de la feminista Valerie Solanas. —Son los mejores momentos para preguntarte por tu existencia y tu lugar en el universo. Justo le dije lo mismo hace rato a un taxista y nos fuimos platicando deliciosamente por toda Av. Universidad, me contó de su esposa y de su suegra, que anda mala de la hipertensión, me contó también que luego había días en los que andaba más querendón de lo normal, que si eso podría ser a causa del universo o si sólo era su pinche calentura. Le dije que un poquito de las dos, que la luna juega un papel muy importante en su sexualidad, que observara su comportamiento durante las lunas llenas mientras ponía mi mejor cara de Carl Sagan que encontré en mi repertorio. Renata no contestó. Estaba en otro lado.Hubo unos minutos que pasaron en silencio. Cuando por fin reunieron las fuerzas necesarias. Se despidieron.


Fue un encuentro incomodísimo para ambas partes. Todo cambió. El amor, dice Ricardo Piglia, es también un lenguaje que se debe aprender cada vez para olvidarlo en las rupturas y las separaciones. Y ellos ya lo habían desaprendido, ya habían olvidado cómo pararse frente al otro, que palabras utilizar, los gestos, todo, eran dos completos extraños tratando de ser cordiales por puro homenaje a su pasado. Un momento triste para los dos.


Renata lo atribuyó a querer estar sola. Lo que nunca supo fue que era vacío y no soledad lo que ella padecía. Tomó distancia, le dio vuelta al mundo interior y se dejó llevar por las mieles de allá afuera. El de las miradas. El problema de ser una persona vacía es que cualquier cosa te llena, y luego terminas sin poder dormir en las noches porque no estás tranquila con tu vida. Para poder elegir hay que saber estar quietos. Mujer de caprichos que no quiere perder nada, ni siquiera lo que ella misma abandona.


Emilio trata de no tocar el tema. Yo creo que muy en el fondo tiene esa obsesión que siempre ha padecido de quedarse donde no lo quieren. El otro día me dijo que la luna estaba en Virgo y era momento de invertir en su proyecto. Espero que con eso baste para que sepan en qué anda metido ahora el pobrecito. Quizá, en el fondo, lo único que lo reconforta, es que quizá para el siguiente eclipse, Renata ya por fin estará olvidada. Supongo que Carl Sagan tenía razón cuando dijo que el estudio del universo es un viaje para autodescubrirnos. Para sabernos dioses. Lo que Emilio no sabe es que eres tu propio dios cuando decides tu felicidad.